Saltar al contenido

Piedras de nacimiento de mayo: Gema Esmeralda

Piedras de nacimiento de mayo - Gema Esmeralda

El ascenso de Esmeralda

Con sus raíces impregnadas de historia antigua, la esmeralda tiene un rico y colorido fondo. Conocida sobre todo por su deslumbrante tono verde, la esmeralda seduce con sus tonos viridiscentes. Se atribuye a Babilonia el descubrimiento de esta piedra en el 4000 A.C.

Inmediatamente reconocieron su belleza y valor, lo que les inspiró a venderla por toda la ciudad. Sin embargo, esta civilización de Mesopotamia no era la única cultura que apreciaba la esmeralda.

Adorado por el Imperio Inca

Los Incas atesoraban tanto la esmeralda que la adoraban. Al hacerlo, pensaron que se harían puros. Dada la cantidad de referencias bíblicas que había sobre la esmeralda, los incas la consideraban una gema sagrada.

Viajaban a sitios sagrados para darle a esta piedra la bendita atención que creían que merecía. Este ritual eventualmente se convirtió en parte de las ceremonias regulares.

La interpretación de Aristóteles

Según Aristóteles, la esmeralda es una fuerza a tener en cuenta. En la batalla, la esmeralda promete la victoria. Durante las horas oscuras, proporciona esperanza. Aristóteles propagó estas nociones con la esperanza de que la esmeralda recibiera un amplio reconocimiento.

Quería que todo el mundo cosechara los beneficios de los poderes místicos de la esmeralda. Aristóteles también escribió que la esmeralda podía prevenir la epilepsia.

Como un intento de proteger a los niños de esta «enfermedad de la caída», Aristóteles instó a los padres a colocar esmeraldas alrededor de los cuellos de sus hijos.

Ideologías Globales

Según los antiguos egipcios, la esmeralda podía combatir los rigores de la infertilidad. Mientras tanto, los romanos creían que la esmeralda ofrecía calma en medio del caos. En China, el jueves se reservaba para llevar esmeraldas.

En su cultura, se pensaba que llevar esmeraldas un día de la semana traía buena suerte. En la religión islámica, una esmeralda que estaba grabada con un verso del Corán se promocionaba como un recipiente consagrado.

Gema Esmeralda
Gema Esmeralda

Promueve la fidelidad

Durante la Edad Media, las mujeres usaban esmeraldas para demostrar su abstinencia. También creían que les impediría ceder a las tentaciones sexuales.

Las esmeraldas protegían la inocencia y, a su vez, hacían a las mujeres más deseables. Aunque este fenómeno funcionó en las mujeres, no tuvo el mismo impacto en los hombres.

La visión del futuro

Para aquellos con una mente más abierta, las esmeraldas se usaban para predecir el futuro. La única manera de predecir los eventos futuros era colocando una esmeralda en la lengua. Algunos encontraron esto extraño, así que optaron por usar la gema en el lado izquierdo de su cuerpo.

Como mínimo, una esmeralda podía diferenciar los hechos de la ficción. Aquellos que buscaban la verdad confiaban en la esmeralda para obtener respuestas honestas.

Una señal de advertencia

Las esmeraldas en su estado natural eran la antítesis del peligro. Sin embargo, las esmeraldas que se volvían más oscuras se evitaban a toda costa. Si una esmeralda cambiaba de tono, era un signo ominoso.

En esencia, significaba una fatalidad inminente. Si alguien sentía que su vida pendía de un hilo, utilizaba los trucos psíquicos mencionados anteriormente para ganar algo de claridad.

La influencia de Cleopatra

Cleopatra era muy ruidosa en cuanto a su adoración por las esmeraldas. Atesoraba tanto esta piedra que la usaba en sus adornos reales. Además de la impresionante sombra, Cleopatra también era aficionada a los poderes que poseía.

Creía que podía curar enfermedades oculares y proporcionar la eterna juventud. El surtido de esmeraldas de Cleopatra sigue siendo la colección de joyas más famosa de la historia.

Robadas y transportadas

La esmeralda tenía tanta demanda que muchos se esforzaron mucho para adquirir esta gema. Hernando Cortés fue uno de esos individuos. Cortés fue mejor conocido por conquistar México, pero también será recordado por una anécdota bastante embarazosa.

Mientras intentaba traer un suministro robado de esmeraldas a casa, Cortés destrozó su barco. Como resultado, perdió miles de esmeraldas en el mar. Su error le costó su dignidad y copiosas cantidades de dinero.

Un favorito entre la realeza

Las esmeraldas son indicativas de riqueza. Dicho esto, la realeza tenía una afinidad con esta piedra. No sólo usaban joyas de esmeralda, sino que también tenían su cara grabada en una esmeralda.

No eran sutiles en cuanto a su prosperidad, lo que se evidenciaba por su exhibición de esmeraldas. Enrique II, Alejandro Magno y Carlomagno eran algunas figuras reales que apreciaban las esmeraldas.

Asociado con Venus

Venus, la diosa del amor, el sexo, la belleza y la fertilidad, era una con la esmeralda. Con la esperanza de convocar a Venus, los amantes usaban la esmeralda para proteger su conexión.

Si alguien sospechaba que era infiel, se decía que la esmeralda prevenía la traición. Si un corazón era leal, la gema irradiaba un brillante tono verde. Los corazones impuros harían que la esmeralda perdiera su brillo.

Mejora el conocimiento

La esmeralda puede mejorar nuestras percepciones del pasado, presente y futuro. En otras palabras, proporciona una visión de quiénes fuimos, quiénes somos y quiénes estamos destinados a ser.

Al mejorar la autoconciencia, las esmeraldas influyen mucho en nuestra salud mental. Para aquellos que deseen verse a sí mismos con claridad, consulten con la esmeralda omnisciente. Tengan en cuenta que el resultado puede no ser siempre favorable.

Tiene poderes curativos

Lo más notable es que la capacidad de curación de la esmeralda está ligada al sistema esquelético. Esta piedra puede ser usada para desintoxicar el cuerpo y restaurarlo a un estado saludable. Para experimentar el efecto completo, algunos eligen usar la esmeralda.

Sin embargo, mirar al corazón de una esmeralda es igualmente efectivo. Las mujeres embarazadas se cubrirían de esmeraldas para evitar complicaciones durante el parto. En pocas palabras, la esmeralda servía como un protector leal.

Piedras de nacimiento de mayo - Gema Esmeralda

Un remedio para el veneno

Los envenenamientos eran comunes en la antigüedad. Si alguien sentía que había sido envenenado, confiaba en la esmeralda para salvarlo. Aunque esto puede sonar como un antídoto descabellado, muchos pensaron que valía la pena intentarlo. En lugar de morir a manos de un enemigo malicioso, encontraron esperanza en las promesas que la esmeralda ofrecía.

Convierte lo negativo en positivo

Cuando nuestras esperanzas se han visto frustradas, la esmeralda se abalanza para reforzar nuestros espíritus. Aplaudida por sus habilidades estabilizadoras y calmantes, la esmeralda nos da fuerza incluso cuando no creemos en nosotros mismos.

Incluso las experiencias negativas pueden volverse positivas en presencia de la esmeralda. Si sientes que estás en una encrucijada, permite que la esmeralda te muestre el mejor curso de acción a seguir. Con la esmeralda, podemos encontrar nuestro propósito de vida con facilidad.

Fomenta la bondad

Liderar con amabilidad es más fácil decirlo que hacerlo. Afortunadamente, la esmeralda simplifica esta tarea aparentemente imposible. Con su esencia edificante, la esmeralda nos inspira a enfrentar la vida con simpatía y comprensión.

La esmeralda es una fuerte creyente en el karma, por lo que nos insta a tratar a los demás como queremos ser tratados. Cuando elegimos ser amables, la esmeralda reconoce y elogia nuestras nobles acciones.

Enciende nuestra intuición

Como se mencionó anteriormente, la esmeralda nos ayuda a ver las cosas con claridad. Como resultado, estamos más en sintonía con nuestros instintos.

Esto es un buen augurio para la confianza en uno mismo. Si no te crees una persona intuitiva, la esmeralda te mostrará lo contrario. Pronto aprenderás qué corazonadas merecen ser entretenidas.

Controla las emociones

Las tentaciones nos rodean. Aunque no es necesariamente algo malo, puede ser perjudicial para los que tienen una personalidad adictiva.

Esmeralda controla nuestras emociones, lo que nos ayuda a darnos cuenta cuando nos comportamos inmoralmente o hablamos fuera de lugar.

A los fanáticos del control no siempre les gustan las esmeraldas por su fuerte impacto en nuestras emociones. Cuando soltamos las riendas, permitimos que la esmeralda haga su magia.